DIGNIDAD Y DEMOCRACIA SAQUEADAS..

Hemos vuelto al ruedo – al menos al ruedo escrito – tras un autoimpuesto silencio de líneas, desde septiembre de 2009. Y es que estamos en tiempos de no callar más. Sobrevivir en este ex país ha sido una labor que resulta en la culminación de una suerte de profecía del desastre, que desde 1999 venimos señalando.

Confucio decía que si se quiere pronosticar el futuro, hay que estudiar el pasado. Y es que la naturaleza de los ciclos en la historia nunca ha mentido… Nuestra Tierra de Gracia no es un episodio aislado que resulte ajeno al contexto global, no. Nuestro país es un enclave de razones diversas para no ser precisamente un lugar que deba pasar desapercibido. Ingentes recursos naturales,  demasiados tal vez como para que en cierto momento mucho dependa de un país que ni siquiera sabe lo que tiene…  Y a veces no toca otra vía que la de transitar la pérdida de muchas cosas para aprender a valorar lo que se tenía. Así estamos viviéndolo los venezolanos, pese la negación consciente y la actitud de evasiva – muy fitness por cierto y valga el snobismo – respecto de la realidad aplastante: hemos estado perdiendo todas las libertades progresivamente.

Cuestión de Dignidad Ciudadana.-

Lo que nos sucede siempre ha sido previsible y ha podido prevenirse. No pocas veces a través de estos catorce años se ha alertado de múltiples maneras acerca de la espiral de destrucción de la República de Venezuela que una vez fuimos, hacia este experimento de comunismo tropical criollo en que hemos devenido, “democrática y pacíficamente”.

El éxodo de muchos compatriotas ha quebrado a familias enteras; las metas son cada vez más la posibilidad de ese emigrar, cuando siempre fuimos una tierra de bienvenidas, donde recibimos cálidamente a españoles, italianos, portugueses, y hermanos latinoamericanos que hicieron vida y prosperaron aquí.  Pero no sólo es un éxodo físico, también estamos descubriendo descarnadamente y admitiendo como nunca antes, que hemos padecido un éxodo moral en nuestra sociedad. Y hé allí el punto más complejo, pues si nuestra sociedad no se corrige a sí misma, aprendiendo, dando el ejemplo, comprendiendo la importancia de los valores cívicos que nos han de caracterizar, simplemente la guerra está totalmente perdida.

Nada  justifica el espíritu de aprovechamiento que en los SAQUEOS organizados y auspiciados por el régimen nefasto del ilegítimo se ha estado viviendo en estos días; ese mal llamado “vivismo criollo” que no es más que un vulgar ánimo de latrocinio y atropello al prójimo cada vez que se tenga ocasión. Eso es lo que ha permitido que un régimen de usurpación, ilegítimo y oprobioso se salga con la suya casi impunemente. Han sabido ellos conocer y manipular la esencia oscura del venezolano, ese lado oscuro de la luna de nuestra sociedad, logrando con ello evidenciar algo que no habíamos reparado antes: la discriminación entre nosotros mismos, la mutua exclusión, y una casi irreconciliable división en el seno de nuestra sociedad. Tal vez sean viejas heridas no sanadas eficazmente de los períodos de guerras civiles del siglo XIX venezolano y que se han heredado socialmente y genéticamente hasta nuestros días, pero ciertamente ahora tenemos a la luz, lo aceptemos o no, la cruda realidad que nos estrella en nuestras caras de qué estamos hechos.

Por otra parte, al especulador hay que castigarlo ejemplar y ejemplarizantemente, pero nunca promoviendo acciones que son a todas luces un llamado a delinquir y a la anarquía. Hay que dar el ejemplo adecentando la gestión de gobierno, no haciendo bolas de humo para pretender tapar el sol de la infelicidad e inminente quiebre institucional con un infelíz dedo demagogo y miserablemente populista. Hay que dar también el ejemplo siendo ciudadanos coherentes, por otra parte, porque nada hacemos predicando por un lado, y aprovechando las dádivas de crimen que este régimen de usurpación suelta de vez en cuando para que seamos una suerte de aves de rapiña disputándonos un trozo de carne podrida. Esa actitud de rapiña es complicidad, no es “no ser pendejo” carajo!!.. El régimen evade como todo irresponsable crónico, su responsabilidad en el actual estado de cosas promoviendo toda clase de mafias para todo en este ex-país, con la doble moral que les caracteriza, y agudizando una situación que alimenta el pillaje desde los más altos niveles, persistiendo la malhaya ceguera en muchos de sus seguidores que sufren lo que pasa, pero que una especie de maldición de orgullo y ceguera les impide admitir que también son víctimas de la inseguridad, de la escasez y de la destrucción de nuestra calidad de vida. Cargarán y pagarán a su tiempo los errores, porque la vida cobra en donde más duele las consecuencias de las obras.

Y hé allí el reto:  reconstruirnos, reprogramarnos como sociedad, replantearnos un país, un modo de vida, una manera de ser auténticos ciudadanos. Y es que las crisis son para abrirnos las puertas hacia oportunidades de crecimiento y retarnos en ese crecer, logrando con ello los cambios cualitativos y el salto cuántico necesario que nos coloque en una nueva realidad.

¿Y qué hay de nuestra Malograda democracia?

¿Qué se haya dejado de decir sobre lo que hoy ya es un hecho indisoluble en la realidad consciente del venezolano?.. El mundo civilizado, democrático y libre hoy clama de manera casi unánime – salvo por los tiranos y sus grupetes de sanguijuelas y prostitutas a nivel internacional – que la libertad de expresión es un bien sagrado, inherente e inseparable a la dignidad humana..No hay voces que dejen de clamar por el respeto que como seres humanos merecemos aquí en Venezuela todos sus habitantes, sin distingo de pensamiento político o religión..

 

No es cosa sencilla respirar y tratar de calmarse en estos días aciagos de nuestra República…Las advertencias proféticas –si se les quiere ver de alguna manera así – que durante años se han producido por todas las vías, hoy señalan con dolorosa precisión el fatal cumplimiento del nefasto destino: han muerto la democracia verdadera y la libertad en lo que alguna vez fue Venezuela… El avance de la dictadura comunista que ya hoy se vive en su mayor expresión conocida en esta Tierra de Gracia, es producto fiel de una serie de sucesos y actuaciones que de una u otra forma siempre van a señalar a nuestro pueblo como gran responsable al final de cuentas…pero no todos entramos en ese “saco”…

 

Una gran enanéz política en el espectro opositor ha sido la más firme aliada de este de este desgobierno; cuando en momentos hemos estado cerca de lograr la liberación de esta locura comunista, las agendas de gran parte de una oposición mezquina que sólo mira a su parcela, han hecho en su momento,  el mejor juego al Führer Tropical “sembrado” en el llamado “cuartel de la montaña” y siguen haciéndole el juego legitimador a su sucesor, pese a la ilegitimidad de éste tras los comicios del 14 de abril de este funesto año 2013 …

 

No puede ni debe seguir permaneciendo ese divorcio entre la realidad, la lógica y las prioridades  de nuestro pueblo en las cabezas de los llamados “dirigentes” políticos, sean del bando que sean. La política es y ha de ser ante todo, un servicio, el más alto servicio que puede prestar un ciudadano en bien de su pueblo. Esos divorcios suelen tener sus costos políticos y se traducen en oportunidades perdidas e irrecuperables.

 

Democracia es mucho más que el voto; democracia es un modo de vida que exige perpetua vigilancia y defensa contra la usurpación y la tiranía. No somos libres ni hay democracia solamente porque vayamos a votar; en Cuba hay elecciones por ejemplo y no hay ni libertad ni democracia. Somos libres porque conquistamos nuestra libertad. El voto en sí mismo sin las condiciones adecuadas, sin imparcialidad y con ventajismos, y sin posterior defensa, no es democracia.   

 

Por otra parte nadie está diciendo que no vayamos a votar, pero sí que hay prioridades, y la gran prioridad es salir de esta locura comunista y destructiva de nuestro país cuanto antes, porque de nada nos sirve mantener la apariencia en las formas, cuando en el fondo y en la realidad se está legitimando un régimen y un sistema de ultraje, latrocinio y destrucción de nuestro país.  Primeramente deben darse las condiciones para un clima electoral sano, con imparcialidad del árbitro, con seguridad y sin ventajismos de ninguna parte, y eso no se ha hecho, antes bien, ha habido una complacencia evidente en permitir que pese a una impugnación electoral nacional como la que la oposición hizo con ocasión de los comicios presidenciales del 14 de Abril de este malogrado año 2013, se mantenga el mismo estado de cosas en todo sentido, y eso es incongruente con una lucha democrática. No tiene excusa alguna. Y nadie en toda la oposición ha dicho “esta boca es mía”.. eso se llama Complicidad y no tiene excusa alguna. Punto.

Por otra parte no podemos dejar de mencionar el avance del llamado “Estad Comunal”, treta inconstitucional que ya tiene leyes vigentes, y que desmorona el sistema federal de gobierno, desahuciando a gobernaciones y alcaldías de sus atribuciones, transfiriéndolas a un esperpento incomprensible e irrealizable llamado “comunas”.  Así que será todo un pataleo estéril de ahogado en la orilla. Los politiqueros van a perderlo  todo por no apostar a hacer lo correcto y a defender las prioridades. Ese será su coste político, aunque no es precisamente, su coste económico porque sabido es que han llovido sobornos del oficialismo a personeros de oposición,  y se verifican en su mayoría, en esas candidaturas que dividen a la Unidad Democrática. Funesto panorama, y más funestas consecuencias.

 

Y no todo es político..-

En esta hora aciaga de la vida de nuestra patria, de la vida de nuestros hijos, y de nuestra propia vida, es muy oportuno recordar ese mensaje de inauguración papal del siempre gratamente recordado Papa Juan Pablo II : “NO TENGAIS MIEDO”…Estos tiempos de hoy ese mensaje se vuelca esperanzador y rotundo en una Venezuela que libra un decisivo capítulo de lucha y crecimiento que la providencia Divina le ha encargado, para ganarse así su puesto de respeto en el concierto mundial y conquistando nuestra libertad…

 

 

El proyecto del mal a la larga no se impondrá, trate como sea que trate de imponerse, de oxigenarse, de justificarse, finalmente no podrá imponerse, sobre su misma imperfección se desmoronará, tal ha sido y seguirá siendo el destino del mal, perecer por su propia condición y circunstancia…esto es preciso tenerlo presente siempre…

 

 

En la siempre perfecta y esperanzadora humildad y sabiduría del Carpintero de Galilea, Nuestro Señor Jesús, que con su amor nos legó precisamente la libertad de la esclavitud de la condenación y que a su vez con su sangre compró nuestra alianza definitiva con el Padre Celestial, sellando con ello la derrota certera y eterna del maligno y de la muerte, debemos siempre hallar la sabiduría, el consuelo, la fortaleza y la seguridad…Que Dios Padre nos bendiga e ilumine A TODOS en este trance, que su Espíritu Santo nos conduzca e inspire, y que su amor y gracia nos acompañen y llenen siempre.

 

PATRIA, LIBERTAD Y VIDA!! VENCEREMOS!!

 

Así sea, así sea, así sea.

 

 

Giovanni Rossomando D.

Abogado Experto en temas Constitucionales e Internacionales y Profesor Universitario

 

Me coloco bajo la protección de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual establece: ARTICULO 19 ‘Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión’ .

Declaración universal de los derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El 10 de diciembre de 1948 en París.Image